José Andrés recorre la gastronomía de España con su familia

En esta imagen proporcionada por Discovery, Diego Guerrero, de izquierda a derecha, Carlos Sánchez, Mila, Inés Andrés, Carlota Andrés, José Andrés y Pepa Muñoz disfrutan de una comida preparada por los chefs en la casa de Muñoz en una escena de la serie de Discovery + "Jose Andres and Family in Spain" (“Chef José Andrés y familia”). (Xaume Olleros/Discovery vía AP)

NUEVA YORK (AP) -- En su nuevo programa de televisión, el célebre chef José Andrés entra a la cocina de un restaurante en España y se enfrenta a una enorme anguila. Sólo uno de ellos saldrá victorioso.

Andrés supervisa a cocineros que preparan la anguila para su presentación final -- sin espinas, cortada en finísimos filetes, cubierta con tres tipos diferentes de harina y frita con cilantro.

"Gente del mundo, sé que no suelen comer anguila, pero si la prueban les encantará", dice el chef a los espectadores. "Nada puede ser más sencillo y más sofisticado al mismo tiempo".

Esa anguila es sólo uno de los deliciosos momentos de "José Andrés and Family in Spain" ("Chef José Andrés y familia") disponible en Discovery+ en Estados Unidos y HBOMax en España. La serie sigue al chef, restaurantero y filántropo en un viaje culinario por su tierra con sus tres hijas criadas en Estados Unidos: Carlota, Inés y Lucía.

Las chicas acompañan a su papá para visitar sitios como Barcelona, Madrid, Andalucía, Valencia, las Islas Canarias y Asturias, donde nació Andrés y donde la comida, dice, lo convirtió en la persona que es. Es un programa de viajes, un programa de recetas y un programa sobre crianza de hijos, todo en una celebración de España y una paternidad orgullosa.

"Creo que ir con mi papá e ir a todos esos lugares fue tan especial porque es una persona muy curiosa", dijo Carlota en una entrevista reciente con su padre en Nubeluz, el bar de Andrés en el hotel The Ritz-Carlton de Nueva York. "Ese es el tipo de persona que es y ningún viaje es igual si no está él ahí".

El espíritu contagioso y efervescente de Andrés, un torbellino de pasión por la comida y respeto por sus raíces, se deja sentir en el programa. El chef celebra el ingenio deconstructivo del fenecido restaurante El Bulli y de la humilde comida callejera.

Las tapas resultan ser el reflejo perfecto de su filosofía para comer, ir de un lugar a otro para probar muchas cosas, frías y calientes, pescado, carne y verduras, y exaltar los ingredientes, el trabajo duro y la vida.

"Si fuera el presidente del mundo, haría obligatorio que cada persona tuviera que recorrer el mundo por un año de su vida, país por país, cultura por cultura, continente por continente. Si todos lo hiciéramos, el mundo sería un lugar mágico. Eso es lo que celebra este show", dice.

En Barcelona, José y sus hijas pasean en scooters (patines del diablo) eléctricos, visitando restaurantes, mercados y cafés, mientras el padre da abrazos de oso a sus viejos amigos culinarios, lo que da un delicioso tour de conocedor que involucra tapas, camarón, vino espumoso y croquetas.

José -- quien ha puesto la mira en la comida española y también en desastres humanitarios con su World Central Kitchen -- apenas puede contenerse. "Ya está en la cocina haciendo un caos", dice una de sus hijas.

En Andalucía, comen gazpacho, una sopa fría de tomate perfecta para el verano, y también prueban diferentes platillos, en especial el atún aleta azul, una delicia local. Pero también dejan ver la influencia de Norteamérica en platillos regionales como huevos con jamón con alcachofa y brochetas de cordero a la parrilla.

"La felicidad ocurre cuando mezclas diferentes personas, diferentes colores y diferentes lugares en un plato", dice José Andrés en pantalla. En otro momento, ofrece un reto maravilloso: "Dime lo que comes, y te diré quién eres".

También hay danza flamenca, y un viaje para comprar delicias horneadas por monjas enclaustradas, al que apodan "el momento de la galleta espiritual". Las hijas intentan hacer churros y tortillitas de camarones. Ordeñan cabras, extraen sal en el mar, se montan en un parapente, bucean en busca de percebes.

Durante todo el viaje, José Andrés es un hombre que apoya la cocina española, y argumenta alegremente que los platos mar y tierra, la pizza, los sándwiches llamados tostas y la cerveza se inventaron en su tierra, y que las versiones españolas de crème brûlée y prosciutto son superiores a las de otros países. "¡Todo se inventó en España!", grita.

"Creo que cada cultura debe estar orgullosa de quienes son e incluso ser patrioteros. En mi caso, a veces, lo llevo al extremo", explica después. "Defiende a los tuyos, defiende lo que conoces. De alguna manera estás celebrando a todos los demás".

Patatas bravas, vasos de sangría y pirámides de repostería fueron parte del menú en Madrid, mientras que en Valencia comen la mejor paella del mundo. "Crees que has probado lo mejor, pero piénsalo de nuevo", advierte el chef a los espectadores.

La familia espera que la serie inspire a otros a explorar, especialmente después de la pandemia. "España es la excusa", dice José Andrés. "A veces tenemos las cosas más emocionantes enfrente de nuestros ojos".

"Puedes ir a Chesapeake Bay (en Estados Unidos) y tener un momento increíble de descubrimiento. Puedes ir a Virginia y descubrir el campo vinatero de Virginia. Todos piensan que tienes que ir a las partes más remotas del mundo. La emoción no está en los lugares. La emoción está dentro de ti".

------

Mark Kennedy está en Twitter como http://twitter.com/KennedyTwits

photo En esta imagen proporcionada por Discovery, José Andrés sostiene una charola con torrezno preparado en una paellera mientras Diego Guerrero lo coloca en una escena de la serie de Discovery + "Jose Andres and Family in Spain" (“Chef José Andrés y familia”). (Xaume Olleros/Discovery vía AP)
photo En esta imagen proporcionada por Discovery el chef José Andrés cocina para su familia y amigos en Asturias en una escena de la serie de Discovery + "Jose Andres and Family in Spain" (“Chef José Andrés y familia”). (Xaume Olleros/Discovery vía AP)