EEUU: Trump puede ser demandado por asalto a Capitolio

El expresidente Donald Trump durante una visita al Departamento de Bomberos de East Palestine, Ohio, el 22 de febrero de 2023. (Foto AP/Matt Freed, archivo)

WASHINGTON (AP) -- El expresidente Donald Trump puede ser demandado por los policías heridos y por legisladores demócratas debido al asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021, dijo el jueves el Departamento de Justicia en un caso en una corte federal que pone a prueba la vulnerabilidad jurídica del exmandatario por su discurso previo a la insurrección.

En documentos judiciales, el departamento dijo a una corte federal de apelaciones en Washington que debería permitir que avancen las demandas, y rechazó el argumento de Trump de que tiene inmunidad frente a las acusaciones.

El Departamento de Justicia dijo que no tiene una posición sobre las acusaciones de que Trump incitó con sus palabras el asalto al Capitolio. Sin embargo, los abogados de la dependencia dijeron a la corte que un presidente no sería protegido con "inmunidad absoluta" si se determina que sus palabras fueron una incitación a la violencia.

"Como gobernante de la nación y jefe de Estado, el presidente tiene 'un poder extraordinario para dirigirse a sus conciudadanos y en su nombre'", escribieron los abogados. "Pero esa función tradicional es de comunicación pública y persuasión, no de incitación a la violencia privada inminente".

El documento fue presentado por los abogados de la División Civil del Departamento de Justicia y no influirá en una investigación criminal separada del fiscal especial del departamento a si Trump puede ser acusado penalmente debido a los intentos para anular la victoria del presidente Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020 antes del asalto al Capitolio. De hecho, los abogados subrayan que no están tomando una posición respecto de una posible responsabilidad penal de Trump o alguien más.

Los abogados de Trump han argüido que el mandatario actuó en el marco de sus derechos oficiales y no tenía intención de provocar violencia cuando exhortó a miles de simpatizantes a que "marcharan hacia el Capitolio" y "lucharan con todo" antes de que empezaran los disturbios.

"Las acciones de los alborotadores no despojan al presidente Trump de su inmunidad", escribieron los abogados del exmandatario en documentos presentados a la corte. "Antes del 6 de enero y ese mismo día, el presidente Trump actuó muy dentro del ámbito de la acción presidencial ordinaria cuando tuvo una abierta discusión y debate sobre la integridad de las elecciones de 2020".

Un portavoz de Trump dijo el jueves que el presidente "hizo repetidos llamados a favor de la paz, el patriotismo y el respeto hacia nuestros hombres y mujeres de la policía" el 6 de enero, y que las cortes "deben fallar a favor del presidente Trump en el corto plazo y desechar las demandas frívolas".

El caso es uno de los muchos desafíos legales que enfrenta Trump en momentos en que aspira a regresar a la Casa Blanca en 2024.

Un fiscal en Georgia investiga si Trump y sus aliados infringieron la ley cuando intentaron anular la derrota del entonces mandatario en el estado. Trump también está bajo una investigación penal federal debido a los documentos secretos encontrados en su finca de Florida.

En una investigación separada sobre Trump y los intentos de sus aliados de mantener al presidente republicano en el poder, el fiscal especial Jack Smith entregó una citación al exvicepresidente Mike Pence, que ha dicho que impugnará esa medida.

Trump está apelando el fallo de un juez federal en Washington que el año pasado rechazó los intentos del expresidente de desechar las demandas civiles por conspiración que presentaron legisladores y agentes policiales. El juez federal Amit Mehta determinó que las palabras de Trump durante un mitin previo al violento asalto al Capitolio federal fueron posiblemente "palabras de incitación no protegidas por la Primera Enmienda".

"Sólo en las circunstancias más extraordinarias podría un tribunal no reconocer que la Primera Enmienda protege el discurso de un presidente", escribió Mehta en su fallo de febrero de 2022. "Pero la corte considera que este es el caso".

En las demandas, presentadas por el representante demócrata Eric Swalwell y los agentes James Blassingame y Sidney Hemby, y a las que después se sumaron otros representantes demócratas, se alega que Trump y otros hicieron "aseveraciones falsas e incendiarias de fraude y robo, y como respuesta directa a los llamados expresos del acusado a la violencia durante el mitin, una turba violenta asaltó el Capitolio federal".

Las demandas citan una ley federal de derechos civiles que fue promulgada para contrarrestar la intimidación del Ku Klux Klan contra funcionarios. En ellas se describe a detalle cómo Trump y otros propagaron aseveraciones infundadas de fraude electoral tanto antes como después de que se determinara a un ganador en las elecciones presidenciales de 2020 y se acusa que contribuyeron a incitar a los miles de inconformes antes de que invadieran el Capitolio.

En las demandas se exigen indemnizaciones por los daños físicos y emocionales que los quejosos sufrieron durante la insurrección.

Incluso si la corte de apelaciones acepta que Trump puede ser demandado, los demandantes enfrentan todavía una batalla cuesta arriba. Podría ser que necesiten demostrar que no sólo hubo un ardiente discurso, sino un llamado directo e intencional a favor de la violencia, dijo Laurie Levenson, profesora de la Escuela de Derecho Loyola y exfiscal federal.

"En realidad estamos lejos de saber si, incluso si la corte permite que proceda la demanda, podrían tener éxito", agregó. "Incluso si el tribunal dice que hipotéticamente se puede presentar una acción contra un presidente, creo que se marcará una línea muy generosa con la conducta protegida del presidente".

En su documento, el Departamento de Justicia advirtió que "la corte debe tener cuidado de no adoptar normas que afecten indebidamente las comunicaciones presidenciales" ni llenar de demandas sin mérito a un mandatario.

"Al ejercer sus funciones tradicionales de comunicación, los presidentes abordan de manera rutinaria asuntos controvertidos sujetos a sentimientos apasionados", escribió el departamento. "Los presidentes podrían a veces utilizar un discurso enérgico. Y algunos que escuchen ese discurso podrían reaccionar de manera exagerada, o incluso responder con violencia".

-------- Richer informó desde Boston.