Partidos opositores de El Salvador desdeñan pacto no violencia política y alegan falta de garantías

SAN SALVADOR (AP) -- Cuatro partidos de oposición de El Salvador se negaron el jueves a suscribir un pacto de no violencia política y de buenas prácticas en campaña, alegando precisamente que la contienda presidencial de 2024 adolece de falta de garantías, de inequidad entre candidatos y de agresividad contra las mujeres.

Los representantes de los partidos opositores Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Nuestro Tiempo y Vamos, rechazaron suscribir el pacto promovido por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Los dos primeros consideran que no hay igualdad de condiciones en la contienda electoral. Ambos movimientos políticos protestaron por la decisión de la autoridad electoral de aceptar la candidatura a la reelección del presidente Nayib Bukele, pese a que la Constitución salvadoreña lo prohíbe.

Quienes sí firmaron el documento fueron el partido oficialista Nuevas Ideas y sus aliados Gran Alianza por la Unidad Nacional, el Partido de Concertación Nacional, así como Fuerza Solidaria, el movimiento Fraternidad Patriótica Salvadoreña y, finalmente, Cambio Democrático. El representante del Partido Demócrata Cristiano no asistió a la reunión.

La presidenta del TSE, Dora Martínez de Barahona, explicó a los periodistas que los partidos políticos no están obligados a suscribir el pacto que contiene 15 compromisos, entre ellos, cumplir con la legalidad, los plazos de propaganda, practicar el respeto entre los partidos, así como garantizar la participación de mujeres y minorías y también reconocer los resultados de la elección del 2024.

La presidenta del conservador Vamos, Cesia Rivas, explicó que no firmaría el documento "por dignidad de las mujeres que sufrimos violencia" y recalcó que "no hay instituciones que de verdad están haciendo algo para detener la violencia".

Agregó que en un país donde se ha retrocedido en temas de mujeres "es una forma hipócrita como mujer firmar esto con partidos políticos que denigran en las redes sociales".

Claudia Ortiz, diputada también de Vamos, reiteró: "Somos víctimas del oficialismo, de sus mentiras y de sus ataques, especialmente de violencia política hacia la mujer".

El presidente del Consejo Ejecutivo del Partido Arena, Carlos García Saade, también arremetió contra la autoridad electoral. "Nosotros no vamos a venir a lavar la cara al Tribunal (Supremo Electoral) cuando ellos, de forma inconstitucional, admitieron la reelección del señor Bukele; eso no es un pacto, la agresión la están cometiendo ellos en contra de la Constitución".

Por su parte, el magistrado del tribunal electoral, Guillermo Wellman, afirmó que los partidos políticos que no firmaron el pacto "no tienen vocación democrática o quieren perturbar el orden de un proceso cívico electoral que debe ser una verdadera fiesta".

El FMLN publicó en las redes sociales un comunicado oficial en el que afirma que "el papel jugado hasta ahora por el TSE es contrario a lo que busca generar este pacto; no existen condiciones parar que esta contienda electoral se desarrolle en igualdad de condiciones y menos en un ambiente libre de violencia política".

La autoridad electoral ya confirmó seis fórmulas presidenciales para participar en las elecciones del 4 de febrero de 2024 y, según la encuesta más reciente, el presidente Bukele se perfila como favorito para ganar un segundo mandato con un 68,4% de la intención de voto.

Muy atrás van los candidatos Joel Sánchez, de Arena, con 4,3%, y Manuel Flores, del FMLN, con 2,8%.

Pese a que la Constitución salvadoreña prohíbe la reelección presidencial, la Corte Suprema de Justicia determinó en 2021 que el mandatario sí puede participar en los comicios por segunda ocasión y que sería el pueblo quien tome la decisión.

Según aquella resolución, Bukele debe pedir "licencia" de seis meses antes de finalizar su periodo para participar en la contienda presidencial.

Para su reemplazo, el mandatario debe proponer una terna al Congreso con posibles designados. El primero de ellos, asumiría la Presidencia durante ese periodo de seis meses.

Un total de 6,1 millones de salvadoreños están habilitados para participar en los comicios incluyendo miles que viven en el extranjero, que podrán además postularse a cargos públicos.