Path, tu camino al éxito en la Universidad de Arkansas

FAYETTEVILLE, Arkansas – Tus estudios en la Universidad de Arkansas pueden salir mucho más baratos al entrar al programa Path de la Facultad de Honores de la universidad, explica Xóchitl Delgado Solorzano, nativa de Springdale y directora del programa.
Si eres un alumno de último año de high school de primera generación nacido en los Estados Unidos, tu familia es de bajos recursos, o vives en Arkansas fuera de los principales condados metropolitanos, si cumples con los estándares académicos Path puede ser el camino para ti. Si recibes una invitación del programa, llena la solicitud, ¡no tienes nada que perder y muchísimo por ganar!
Path otorga una beca de $4,500 a $5,500 al año a los estudiantes en la Facultad de Honores. El promedio al entrar debe ser arriba de 3.5 o 3.75, dependiendo de la facultad. Para entrar a Path hay que tener un promedio de 3.5 y un 23 en el ACT o su equivalente en el SAT, y para entrar a Honores hay que tener un 3.5 y un 28 en el ACT o su equivalente. 
El programa Path recluta a alumnos de último año de high school por medio de una solicitud. Se creó en 2014 para ayudar a los estudiantes a que se gradúen, pero también para lo que viene después de la universidad. 
Los candidatos a Path deben formar parte de al menos un grupo de baja representación: estudiantes de primera generación nacida en Estados Unidos, de bajos recursos financieros, o de áreas geográficas de Arkansas con poca representación -- todos los condados menos los condados metropolitanos del Noroeste de Arkansas y del área de Little Rock. Los factores importantes son el promedio, tener representación de alumnos de cada condado, la igualdad de género y de las facultades académicas: debe haber al menos un estudiante en cada facultad inscrito en el programa.
“Tenemos estudiantes de primera generación, de bajo nivel socioeconómico, con muchos obstáculos. Queremos ayudarles a navegar y resolver problemas para que no pierdan el camino. Lo hacemos por medio de apoyo, becas y tutorado para estudiantes ", comenta Delgado.
Los estudiantes que solicitan beca entran a una lista en la Oficina de Admisiones. Se contacta al candidato y se le manda una invitación, tiene que comprometerse y se revisa su expediente.
“Seleccionamos a los estudiantes, la cantidad depende de las becas disponibles, pero son entre 20 y 25 cada año,” explica Delgado. “Es selectivo y competitivo. Hay más de 1.000 alumnos cada año que cumplen con uno de los tres criterios. Hacemos una primera selección e invitamos a 200 candidatos a que soliciten el apoyo. Curiosamente, vemos que sólo 60 a 80 alumnos llenan la solicitud. De allí, convocamos a 30 a 40 alumnos a entrevistas. Los criterios de selección final son sus respuestas a las preguntas, sus metas de carrera y como se autodefinen como miembro de un grupo con poca representación.”
El día de las entrevistas, viene cada alumno con un familiar. Se les apoya con hotel y transporte a los candidatos que vienen de lejos.
Una vez que los becarios están en la Universidad de Arkansas, el apoyo sigue. “Si están en problemas, hacemos más intervenciones con ellos, hablamos con ellos para saber si hay algo que está pasando,” dice Delgado. “Algunos están trabajando 30 a 40 horas por semana, otros están con depresión o bipolaridad. Algunos que viven cerca de la universidad aún viven en casa y todavía se encargan de tareas familiares como llevar a los hermanos menores a la escuela.”
Delgado entiende muchos de los retos de los beneficiarios del programa Path por haberlos vivido en persona como joven latina en el Noroeste de Arkansas en una época de menos oportunidades. Narra cómo llegó a convertirse en directora del programa Path.
“Fui a Springdale High School. Mi familia es de Jaral del Progreso, Guanajuato. Primero estuvimos en California, un familiar se vino porque fue chofer para J.B. Hunt, se cambió de compañía, pero nos quedamos aquí. Soy de aquí, crecí aquí, he visto cómo ha cambiado y cómo han crecido las oportunidades.”
Después de Springdale High School, Delgado estudió la licenciatura en Hendrix College en Conway, se fue a Little Rock a trabajar, luego estudió la maestría de Literatura en Español en la Universidad de Kansas. Regresó a Little Rock para trabajar durante quince años, de 2002 a 2017.
“En los 15 años en que estuve fuera cambiaron muchas cosas. En Arkansas en los 1990s había racismo. En aquellos tiempos no se tenía recursos, ni información, ni intención de estudiar. En 2017 ingresé al Clinton School of Public Service de la Universidad de Arkansas y pasé el verano en Springdale. Noté el cambio y quise involucrarme. En vez de buscar trabajo de inmediato, hice consultorías, traducción, interpretación, me puse a hablar de lo que estaba pasando aquí en Springdale. Estaba buscando un lugar donde podría contribuir, y me presentaron a Linda Coon, Decana de la Facultad de Honores. Había una vacante, y así fue como me convertí en Vice-Decana de la Facultad de Honores y directora del Programa Path.”
Delgado le ve mucho futuro a la Universidad de Arkansas, con muchas oportunidades para los egresados de la Facultad de Honores. “Muchos alumnos en Arkansas no quieren ir a la universidad aquí, pero la ventaja es que puedes terminar la licenciatura sin deudas,” dice Delgado. “Luego, hay oportunidades adonde quieras ir. Puedes ir a Georgetown, Stanford o Columbia después. Es un trampolín. La Facultad de Honores te permite acceder a instituciones más competitivas y prestigiosas.” 
Prácticamente todos los estudiantes de la Universidad de Arkansas reciben algún tipo de beca, no se limitan a Path/Facultad de Honores y algunas son acumulables. De menos a más, son:
Arkansas Challenge, la cual da $1,000 en el primer año, $4,000 en segundo y tercero, y $5,000 en el cuarto año de estudios. Los requisitos son haber egresado de un high school en Arkansas y haber obtenido un mínimo de 19 en el ACT.
Fellowship, la cual le paga todo hasta $20,000. Se necesita un mínimo de 32 en el ACT o su equivalente en el SAT, y un promedio de 3.9.
Governors, con el cual tienes todo pagado, incluyendo el hospedaje y las comidas, aproximadamente $30,000. Se requiere un 34 en el ACT y un promedio de 4.2. 
“2024 es el décimo aniversario del programa Path,” concluye Delgado. “Es una buena oportunidad para los alumnos para ser exitosos en su carrera. Es un programa fantástico para aumentar la diversidad en la Facultad de Honores. Ayuda a muchos estudiantes. Estamos solicitando más recursos y demostrando la necesidad del programa dentro de la comunidad. Esperamos que haya aún más apoyo.”
FAYETTEVILLE, Arkansas – Tus estudios en la Universidad de Arkansas pueden salir mucho más baratos al entrar al programa Path de la Facultad de Honores de la universidad, explica Xóchitl Delgado Solorzano, nativa de Springdale y directora del programa. Si eres un alumno de último año de high school de primera generación nacido en los Estados Unidos, tu familia es de bajos recursos, o vives en Arkansas fuera de los principales condados metropolitanos, si cumples con los estándares académicos Path puede ser el camino para ti. Si recibes una invitación del programa, llena la solicitud, ¡no tienes nada que perder y muchísimo por ganar! Path otorga una beca de $4,500 a $5,500 al año a los estudiantes en la Facultad de Honores. El promedio al entrar debe ser arriba de 3.5 o 3.75, dependiendo de la facultad. Para entrar a Path hay que tener un promedio de 3.5 y un 23 en el ACT o su equivalente en el SAT, y para entrar a Honores hay que tener un 3.5 y un 28 en el ACT o su equivalente. El programa Path recluta a alumnos de último año de high school por medio de una solicitud. Se creó en 2014 para ayudar a los estudiantes a que se gradúen, pero también para lo que viene después de la universidad. Los candidatos a Path deben formar parte de al menos un grupo de baja representación: estudiantes de primera generación nacida en Estados Unidos, de bajos recursos financieros, o de áreas geográficas de Arkansas con poca representación -- todos los condados menos los condados metropolitanos del Noroeste de Arkansas y del área de Little Rock. Los factores importantes son el promedio, tener representación de alumnos de cada condado, la igualdad de género y de las facultades académicas: debe haber al menos un estudiante en cada facultad inscrito en el programa. “Tenemos estudiantes de primera generación, de bajo nivel socioeconómico, con muchos obstáculos. Queremos ayudarles a navegar y resolver problemas para que no pierdan el camino. Lo hacemos por medio de apoyo, becas y tutorado para estudiantes ", comenta Delgado. Los estudiantes que solicitan beca entran a una lista en la Oficina de Admisiones. Se contacta al candidato y se le manda una invitación, tiene que comprometerse y se revisa su expediente. “Seleccionamos a los estudiantes, la cantidad depende de las becas disponibles, pero son entre 20 y 25 cada año,” explica Delgado. “Es selectivo y competitivo. Hay más de 1.000 alumnos cada año que cumplen con uno de los tres criterios. Hacemos una primera selección e invitamos a 200 candidatos a que soliciten el apoyo. Curiosamente, vemos que sólo 60 a 80 alumnos llenan la solicitud. De allí, convocamos a 30 a 40 alumnos a entrevistas. Los criterios de selección final son sus respuestas a las preguntas, sus metas de carrera y como se autodefinen como miembro de un grupo con poca representación.” El día de las entrevistas, viene cada alumno con un familiar. Se les apoya con hotel y transporte a los candidatos que vienen de lejos. Una vez que los becarios están en la Universidad de Arkansas, el apoyo sigue. “Si están en problemas, hacemos más intervenciones con ellos, hablamos con ellos para saber si hay algo que está pasando,” dice Delgado. “Algunos están trabajando 30 a 40 horas por semana, otros están con depresión o bipolaridad. Algunos que viven cerca de la universidad aún viven en casa y todavía se encargan de tareas familiares como llevar a los hermanos menores a la escuela.” Delgado entiende muchos de los retos de los beneficiarios del programa Path por haberlos vivido en persona como joven latina en el Noroeste de Arkansas en una época de menos oportunidades. Narra cómo llegó a convertirse en directora del programa Path. “Fui a Springdale High School. Mi familia es de Jaral del Progreso, Guanajuato. Primero estuvimos en California, un familiar se vino porque fue chofer para J.B. Hunt, se cambió de compañía, pero nos quedamos aquí. Soy de aquí, crecí aquí, he visto cómo ha cambiado y cómo han crecido las oportunidades.” Después de Springdale High School, Delgado estudió la licenciatura en Hendrix College en Conway, se fue a Little Rock a trabajar, luego estudió la maestría de Literatura en Español en la Universidad de Kansas. Regresó a Little Rock para trabajar durante quince años, de 2002 a 2017. “En los 15 años en que estuve fuera cambiaron muchas cosas. En Arkansas en los 1990s había racismo. En aquellos tiempos no se tenía recursos, ni información, ni intención de estudiar. En 2017 ingresé al Clinton School of Public Service de la Universidad de Arkansas y pasé el verano en Springdale. Noté el cambio y quise involucrarme. En vez de buscar trabajo de inmediato, hice consultorías, traducción, interpretación, me puse a hablar de lo que estaba pasando aquí en Springdale. Estaba buscando un lugar donde podría contribuir, y me presentaron a Linda Coon, Decana de la Facultad de Honores. Había una vacante, y así fue como me convertí en Vice-Decana de la Facultad de Honores y directora del Programa Path.” Delgado le ve mucho futuro a la Universidad de Arkansas, con muchas oportunidades para los egresados de la Facultad de Honores. “Muchos alumnos en Arkansas no quieren ir a la universidad aquí, pero la ventaja es que puedes terminar la licenciatura sin deudas,” dice Delgado. “Luego, hay oportunidades adonde quieras ir. Puedes ir a Georgetown, Stanford o Columbia después. Es un trampolín. La Facultad de Honores te permite acceder a instituciones más competitivas y prestigiosas.” Prácticamente todos los estudiantes de la Universidad de Arkansas reciben algún tipo de beca, no se limitan a Path/Facultad de Honores y algunas son acumulables. De menos a más, son: Arkansas Challenge, la cual da $1,000 en el primer año, $4,000 en segundo y tercero, y $5,000 en el cuarto año de estudios. Los requisitos son haber egresado de un high school en Arkansas y haber obtenido un mínimo de 19 en el ACT. Fellowship, la cual le paga todo hasta $20,000. Se necesita un mínimo de 32 en el ACT o su equivalente en el SAT, y un promedio de 3.9. Governors, con el cual tienes todo pagado, incluyendo el hospedaje y las comidas, aproximadamente $30,000. Se requiere un 34 en el ACT y un promedio de 4.2. “2024 es el décimo aniversario del programa Path,” concluye Delgado. “Es una buena oportunidad para los alumnos para ser exitosos en su carrera. Es un programa fantástico para aumentar la diversidad en la Facultad de Honores. Ayuda a muchos estudiantes. Estamos solicitando más recursos y demostrando la necesidad del programa dentro de la comunidad. Esperamos que haya aún más apoyo.”

FAYETTEVILLE, Arkansas – Tus estudios en la Universidad de Arkansas pueden salir mucho más baratos al entrar al programa Path de la Facultad de Honores de la universidad, explica Xóchitl Delgado Solorzano, nativa de Springdale y directora del programa.

Si eres un alumno de último año de high school de primera generación nacido en los Estados Unidos, tu familia es de bajos recursos, o vives en Arkansas fuera de los principales condados metropolitanos, si cumples con los estándares académicos Path puede ser el camino para ti. Si recibes una invitación del programa, llena la solicitud, ¡no tienes nada que perder y muchísimo por ganar!

Path otorga una beca de $4,500 a $5,500 al año a los estudiantes en la Facultad de Honores. El promedio al entrar debe ser arriba de 3.5 o 3.75, dependiendo de la facultad. Para entrar a Path hay que tener un promedio de 3.5 y un 23 en el ACT o su equivalente en el SAT, y para entrar a Honores hay que tener un 3.5 y un 28 en el ACT o su equivalente.

El programa Path recluta a alumnos de último año de high school por medio de una solicitud. Se creó en 2014 para ayudar a los estudiantes a que se gradúen, pero también para lo que viene después de la universidad.

Los candidatos a Path deben formar parte de al menos un grupo de baja representación: estudiantes de primera generación nacida en Estados Unidos, de bajos recursos financieros, o de áreas geográficas de Arkansas con poca representación -- todos los condados menos los condados metropolitanos del Noroeste de Arkansas y del área de Little Rock. Los factores importantes son el promedio, tener representación de alumnos de cada condado, la igualdad de género y de las facultades académicas: debe haber al menos un estudiante en cada facultad inscrito en el programa.

"Tenemos estudiantes de primera generación, de bajo nivel socioeconómico, con muchos obstáculos. Queremos ayudarles a navegar y resolver problemas para que no pierdan el camino. Lo hacemos por medio de apoyo, becas y tutorado para estudiantes ", comenta Delgado.

Los estudiantes que solicitan beca entran a una lista en la Oficina de Admisiones. Se contacta al candidato y se le manda una invitación, tiene que comprometerse y se revisa su expediente.

"Seleccionamos a los estudiantes, la cantidad depende de las becas disponibles, pero son entre 20 y 25 cada año," explica Delgado. "Es selectivo y competitivo. Hay más de 1.000 alumnos cada año que cumplen con uno de los tres criterios. Hacemos una primera selección e invitamos a 200 candidatos a que soliciten el apoyo. Curiosamente, vemos que sólo 60 a 80 alumnos llenan la solicitud. De allí, convocamos a 30 a 40 alumnos a entrevistas. Los criterios de selección final son sus respuestas a las preguntas, sus metas de carrera y como se autodefinen como miembro de un grupo con poca representación."

El día de las entrevistas, viene cada alumno con un familiar. Se les apoya con hotel y transporte a los candidatos que vienen de lejos.

Una vez que los becarios están en la Universidad de Arkansas, el apoyo sigue. "Si están en problemas, hacemos más intervenciones con ellos, hablamos con ellos para saber si hay algo que está pasando," dice Delgado. "Algunos están trabajando 30 a 40 horas por semana, otros están con depresión o bipolaridad. Algunos que viven cerca de la universidad aún viven en casa y todavía se encargan de tareas familiares como llevar a los hermanos menores a la escuela."

Delgado entiende muchos de los retos de los beneficiarios del programa Path por haberlos vivido en persona como joven latina en el Noroeste de Arkansas en una época de menos oportunidades. Narra cómo llegó a convertirse en directora del programa Path.

"Fui a Springdale High School. Mi familia es de Jaral del Progreso, Guanajuato. Primero estuvimos en California, un familiar se vino porque fue chofer para J.B. Hunt, se cambió de compañía, pero nos quedamos aquí. Soy de aquí, crecí aquí, he visto cómo ha cambiado y cómo han crecido las oportunidades."

Después de Springdale High School, Delgado estudió la licenciatura en Hendrix College en Conway, se fue a Little Rock a trabajar, luego estudió la maestría de Literatura en Español en la Universidad de Kansas. Regresó a Little Rock para trabajar durante quince años, de 2002 a 2017.

"En los 15 años en que estuve fuera cambiaron muchas cosas. En Arkansas en los 1990s había racismo. En aquellos tiempos no se tenía recursos, ni información, ni intención de estudiar. En 2017 ingresé al Clinton School of Public Service de la Universidad de Arkansas y pasé el verano en Springdale. Noté el cambio y quise involucrarme. En vez de buscar trabajo de inmediato, hice consultorías, traducción, interpretación, me puse a hablar de lo que estaba pasando aquí en Springdale. Estaba buscando un lugar donde podría contribuir, y me presentaron a Linda Coon, Decana de la Facultad de Honores. Había una vacante, y así fue como me convertí en Vice-Decana de la Facultad de Honores y directora del Programa Path."

Delgado le ve mucho futuro a la Universidad de Arkansas, con muchas oportunidades para los egresados de la Facultad de Honores. "Muchos alumnos en Arkansas no quieren ir a la universidad aquí, pero la ventaja es que puedes terminar la licenciatura sin deudas," dice Delgado. "Luego, hay oportunidades adonde quieras ir. Puedes ir a Georgetown, Stanford o Columbia después. Es un trampolín. La Facultad de Honores te permite acceder a instituciones más competitivas y prestigiosas."

Prácticamente todos los estudiantes de la Universidad de Arkansas reciben algún tipo de beca, no se limitan a Path/Facultad de Honores y algunas son acumulables. De menos a más, son:

Arkansas Challenge, la cual da $1,000 en el primer año, $4,000 en segundo y tercero, y $5,000 en el cuarto año de estudios. Los requisitos son haber egresado de un high school en Arkansas y haber obtenido un mínimo de 19 en el ACT.

Fellowship, la cual le paga todo hasta $20,000. Se necesita un mínimo de 32 en el ACT o su equivalente en el SAT, y un promedio de 3.9.

Governor's, con el cual tienes todo pagado, incluyendo el hospedaje y las comidas, aproximadamente $30,000. Se requiere un 34 en el ACT y un promedio de 4.2.

"2024 es el décimo aniversario del programa Path," concluye Delgado. "Es una buena oportunidad para los alumnos para ser exitosos en su carrera. Es un programa fantástico para aumentar la diversidad en la Facultad de Honores. Ayuda a muchos estudiantes. Estamos solicitando más recursos y demostrando la necesidad del programa dentro de la comunidad. Esperamos que haya aún más apoyo."