El acceso al aborto dio un paso más en México, ¿qué sigue para las activistas?

Miembros de la organización de derechos reproductivos Colectiva Bloodys y Projects sostienen una pancarta con el lema "Decidimos aborto libre" en el exterior de un hospital público en Tijuana, México, el 28 de septiembre de 2023. La organización ha respaldado los derechos reproductivos cerca de la frontera entre México y Estados Unidos desde 2016. (AP Foto/Karen Castaneda)
Miembros de la organización de derechos reproductivos Colectiva Bloodys y Projects sostienen una pancarta con el lema "Decidimos aborto libre" en el exterior de un hospital público en Tijuana, México, el 28 de septiembre de 2023. La organización ha respaldado los derechos reproductivos cerca de la frontera entre México y Estados Unidos desde 2016. (AP Foto/Karen Castaneda)

TIJUANA, México (AP) -- Son las ocho de la noche de un domingo y Crystal P. Lira no atiende los mensajes. Su atención está puesta en la mujer que acudió a su organización pidiendo un espacio seguro para abortar.

Crystal le ofreció las oficinas de su Colectiva Bloodys y Projects en Tijuana, donde un muro traza el límite entre este país de tránsito migrante y Estados Unidos.

Sería fácil pensar que el trabajo de las activistas que apoyan el derecho a decidir consiste en entregar pastillas abortivas, pero ellas no son doctoras ni farmacias, sino acompañantes. ¿Y eso qué significa?

"Se habla mucho de poner el cuerpo", dice Crystal. Brindar presencia física o virtual, dedicar su tiempo sin cobrar sueldo alguno y poner las fortalezas propias a disposición de otras mujeres.

Las acompañantes trabajan más o menos así: vía redes sociales o WhatsApp, reciben las solicitudes de mujeres que quieren abortar. Los motivos varían. Falta de información sobre la posibilidad de interrumpir el embarazo en casa, escasez de recursos, estigmatización en clínicas, temor, soledad. Y ahí el acompañamiento. Cuéntame, te escucho, hagamos tu protocolo de salud, dime a dónde te llevo las pastillas, avísame a qué hora llegas para abortar aquí.

Una resolución de la Suprema Corte de Justicia allanó en septiembre el camino a la despenalización en México, pero el aborto no se volvió accesible de un día para otro. Aunque la decisión implica que el Congreso deberá derogar las normas que lo criminalizan en el Código Penal Federal, no modifica las legislaciones estatales ni elimina el estigma social.

En 11 de 32 entidades donde ya es legal, activistas suelen denunciar que la ley no alcanza para remediar la falta de insumos, capacitación en clínicas ni el hostigamiento a las solicitantes. Por eso el trabajo sigue. Al igual que otras organizaciones, Bloodys traza una hoja de ruta y Crystal apunta a despertar un empoderamiento que trascienda fronteras.

----

El acompañamiento que ofrece Bloodys implica corresponsabilidad, dice Crystal. "Hacemos lo posible dentro de nuestro contexto social, legal, cultural y económico, pero también hacemos énfasis en que las mujeres se apropien de la información".

Su oficina posee un banco de medicamentos y kits con toallas sanitarias, tés e ibuprofeno, pero lo más valioso son los panfletos que reparten en actos públicos y sintetizan lo que hay que saber antes de abortar.

En 2012, cuatro años antes de que fundara Bloodys, Crystal enfrentó un embarazo no deseado. "No sabía qué hacer, dónde buscar ni qué pensar", recuerda. "Como varias compañeras, me dije 'esto no me va a pasar' y cuando me pasó no lo podía creer".

Por recomendación de una amiga y su cercanía con la frontera, Crystal acudió a una clínica de Planned Parenthood en San Diego y regresó a Tijuana con un frasco de pastillas que jamás había visto y una deuda de 600 dólares que le permitió costear su aborto.

Con el tiempo se volvió consciente de cuántas mujeres pasan el mismo trago amargo. "Me causaba conflicto y preocupación que unas pudiéramos acceder y otras no".

En 2015, tras ver un documental sobre aborto promovido por Las Libres --red pionera del acompañamiento en México-- Crystal buscó a su fundadora, Verónica Cruz, y en 2016 recibió capacitación junto a otras acompañantes en la cocina de su casa.

"Para tomar conciencia y formar una red de aborto me tuve que cuestionar por qué llegué hasta aquí, por qué lo viví así y cómo lo pude haber vivido distinto", dice. "Todas las mujeres, así como tenemos derecho a un aborto seguro, tenemos derecho a cuestionarnos cómo puede ser distinto para otras".

----

Lo más fácil de aprender fue el protocolo, dice Crystal. Toma tal pastilla, espera tantas horas, ingiere otra. No olvides esto y aquello. Cuídate así y así.

"Lo más difícil fue el piso político, la perspectiva de abortar desde el derecho y la libertad. No quedarnos calladas, no aportar a la clandestinidad".

Un país con 32 estados implica que las acompañantes actúan de 32 maneras particulares. Hay lineamientos generales, claro, pero las activistas capitalinas tienen retos distintos al de las oaxaqueñas o chiapanecas, donde las comunidades indígenas abundan, y éstas se diferencian de las guerrerenses o las tamaulipecas, donde el crimen organizado oprime.

¿Qué vuelve único a Tijuana? La frontera. Se calcula que este año habrá más de 500.000 personas movilizadas desde Colombia a través de la selva del Darién para cruzar América Central y México hasta alcanzar este punto que conecta con Estados Unidos.

Venezolanos, salvadoreños, haitianos y mexicanos --que se desplazan por la violencia derivada del narcotráfico-- son algunos nacionales que migran en trenes, autobuses y a pie. Miles son víctimas de robo, trata de personas y abuso sexual.

"Estamos viendo a mujeres que sufren muchas violencias en su recorrido para Estados Unidos", dice Crystal. "Es algo que en otros estados no se ve".

Algunas migrantes que desean interrumpir su embarazo las contactan directamente y otras son canalizadas a través de albergues o parteras. "Gracias a esa comunicación nos hemos dado cuenta de la necesidad de apoyo hacia esas mujeres porque hay veces que no cruzan solo una frontera, sino varias, y en ese cruce se viven violencias, sobre todo sexuales, y tienen que vivir abortos", explica Minerva, otra integrante de Bloodys que pidió reservar su apellido por motivos de seguridad.

Es difícil que una migrante acceda a información, medicamentos y un espacio seguro para abortar, dice Crystal. "Están en albergues, en campamentos o casas donde viven con muchas otras personas. Entonces, al no ser el contexto ideal para hacerlo, nos toca acompañarlas aquí".

----

No todos los mexicanos celebran el posicionamiento de la Corte y quienes rechazan el aborto también han tomado acciones.

Tras la resolución, el actor Eduardo Verástegui se registró como aspirante presidencial para los comicios de 2024 y su campaña repite "sí a la vida, no al aborto". Sin mencionarlo por nombre, el cardenal Carlos Aguiar Retes llamó a votar por él y cuenta con el respaldo de ciudadanos católicos y otros grupos que han presentado firmas ante congresos locales rechazando la despenalización.

"Lo que está haciendo la Corte es activismo judicial", dice Rodrigo Iván Cortés, presidente del Frente Nacional por la Familia. "Utilizar las instancias judiciales para decir ideología".

En reacción a la resolución, organizaciones afines al Frente encabezaron una protesta en días recientes. "Estamos marchando a favor de la mujer y de la vida porque es una relación consustancial", agrega.

A todo movimiento progresista sigue un revés de grupos que se organizan en contra, dice Sofia Aguiar, abogada en GIRE, organización que presentó el amparo y motivó la respuesta de la Corte. "Lo vimos en Estados Unidos (con el retroceso de Roe vs Wade ) y en movimientos progresistas en Europa y América Latina".

Por eso GIRE y otras organizaciones se dicen listas para defender lo ganado y ampliar su alcance en salud reproductiva. No sólo pelear por el aborto, sino para combatir la violencia obstétrica, la muerte materna y la anticoncepción forzada.

----

Mientras las leyes avanzan, Crystal y otras activistas de Tijuana se han aliado para promover una idea: "conoce tu cuerpo y decide qué quieres para él".

Con ello esperan difundir qué opciones hay para quienes pueden abortar en entornos legales --clínicas privadas, hospitales públicos, espacios de acompañamiento o el hogar propio-- y los alcances de la autonomía: decidir quién te va a acompañar, cuánto quieres invertir y quién lo va a saber.

"Ni las mismas acompañantes nos tendríamos que enterar", dice Crystal. "Hemos recibido mensajes de mujeres que nos dicen 'lo hice con su información, muchas gracias, sigan así'".

La próxima apuesta de Bloodys es migrar sus estrategias a Estados Unidos en complicidad con una compañera que se mudó a San Diego. El plan incluye replicar protestas, facilitar el medicamento --que allá requiere receta-- y comunicar que abortar en casa es posible y seguro.

Otro plan a corto plazo es apoyar a la mujer desde diversas posiciones. En colaboración con el Frente Nacional contra Deudores Alimentarios de Baja California acompañan a madres que reclaman manutención a padres que no se responsabilizan de sus hijos y con Espacio Mujer Lunar ofrecerán talleres sobre salud menstrual en albergues para migrantes.

"Hablar de aborto es importante, pero una forma de que las mujeres se apropien de sus decisiones, su vida y sus cuerpos es apropiarse de esos otros procesos", dice Crystal.

Su aliada será Mónica Rosas, fundadora del colectivo que difunde cómo el ciclo menstrual es un signo vital de salud y reconocimiento de fertilidad. "Creamos un espacio de acompañamiento sobre el autoconocimiento en tribu", cuenta Mónica.

Su primer acercamiento a migrantes --con las que abordó cómo la violencia, el estrés, la alimentación y la falta de descanso afectan el cuerpo-- ocurrió a finales de septiembre por invitación de ACNUR. El segundo será a mediados de octubre en compañía de Bloodys y, por paradójico que parezca, se realizará en un albergue con afiliación religiosa que atiende a unas 1.700 personas.

El programa incluye la alfabetización corporal ---nombrar la anatomía del cuerpo libre de tabúes--, describir las fases del ciclo menstrual, una danza y cantos que aborden otras perspectivas sobre el ser mujer.

"Nos encantaría que estas mujeres que están de paso, esperando una oportunidad para cruzar, ser llevaran esta información", dice Crystal. "Que nuestras cuerpas (sí, en femenino) son poderosas y si las conocemos nos pueden ayudar a llegar a nuestra propia identidad, a darnos nuestro propio valor".

--

La cobertura de noticias religiosas de The Associated Press recibe apoyo a través de una colaboración con The Conversation US, con fondos del Lilly Endowment Inc. La AP es la única responsable de todo el contenido.

photo Crystal Pérez Lira, de Colectiva Bloodys y Projects, durante una entrevista en su oficina, delante de un mural con la frase "Mi cuerpo mi decisión", en Tijuana, México, el 28 de septiembre de 2023. Lira es una de las docenas de voluntarias mexicanas que ayudan a mujeres que quieren poner fin a sus embarazos, ofreciendo acompañamiento virtual durante un protocolo de aborto en el que no se necesitan clínicas ni recetas. (AP Foto/Karen Castaneda)
photo Crystal Pérez Lira muestra un medicamento utilizado en un protocolo de aborto, durante una entrevista en la sede de la organización de derechos reproductivos "Colectiva Bloodys y Projects", en Tijuana, México, el 28 de septiembre de 2023. Desarrollado por activistas tras décadas de restricciones y prohibiciones al aborto en la mayoría de los 32 estados de México, el protocolo de aborto anima a las mujeres a confiar en un proceso autogestionado que sigue las directrices marcadas por la Organización Mundial de la Salud. (AP Foto/Karen Castañeda)
photo Miembros de la organización de derechos reproductivos Colectiva Bloodys y Projects posan para una fotografía durante una protesta en el exterior de un hospital público en Tijuana, México, el 28 de septiembre de 2023. La organización, que respalda los derechos reproductivos cerca de la frontera entre México y EEUU desde 2016, está formada por docenas de voluntarias mexicanas que respaldan a las mujeres que quieren poner fin a sus embarazos, ofreciendo acompañamiento virtual durante un protocolo de aborto en el que no se necesitan clínicas ni recetas. (AP Foto/Karen Castaneda)
photo Una integrante de la organización de derechos reproductivos Colectiva Bloodys y Projects sostiene un cartel con la frase "No querer ser madre es razón suficiente" durante una protesta en el exterior de un hospital público en Tijuana, México, el 28 de septiembre de 2023. La organización, que respalda los derechos reproductivos cerca de la frontera entre México y EEUU desde 2016, está formada por docenas de voluntarias mexicanas que respaldan a las mujeres que quieren poner fin a sus embarazos, ofreciendo acompañamiento virtual durante un protocolo de aborto en el que no se necesitan clínicas ni recetas. (AP Foto/Karen Castaneda)