Los Chinelos Morelenses: el brinco colorido de las fiestas de Arkansas

Los Chilenos Morelenses Unidos de Arkansas, poniéndole ritmo, energía y color a las fiestas mexicanas de Arkansas y sus estados vecinos desde 2015. Foto cortesía de Los Chilenos Morelenses. (Foto: Alexis Charbonnier/La Prensa Libre)
Los Chilenos Morelenses Unidos de Arkansas, poniéndole ritmo, energía y color a las fiestas mexicanas de Arkansas y sus estados vecinos desde 2015. Foto cortesía de Los Chilenos Morelenses. (Foto: Alexis Charbonnier/La Prensa Libre)

SPRINGDALE – Brincando sin parar por hasta 45 minutos al ritmo de la banda en trajes que pueden costar mas de diez mil dólares, Los Chinelos Morelenses Unidos de Arkansas son una muestra colorida del folclor mexicano en nuestra región, y como lo verán, es muy fácil unirse al grupo para poder brincar al ritmo del Son del Chinelo por todo el centro de la Unión Americana. Les queda menos de medio año para ponerse en forma porque viene la Explosión Chinelera a Springdale y Fayetteville en julio.

Fundados en junio 2015 en Springdale por Alma e Ignacio Altamirano, originarios de Tetecala y Miacatlán, Morelos, México, respectivamente, dos pueblos a solo 11 kilómetros de distancia entre Cuernavaca y Taxco, Los Chinelos Morelenses, en solo nueve años de existencia, se han establecido como los máximos exponentes de esta danza regional en el Estado Natural.

La comparsa cuenta con 20 danzantes de forma constante, y para eventos como el Dia del Niño juntan hasta 40 bailarines, compuestos por familias locales de Arkansas y compañeros de trabajo de los Altamirano. "No es requisito ser de Morelos, ni ser mexicano", explica Alma. "Hay un veinte por ciento de morelenses, pero también hay de Guanajuato, Michoacán, Durango, Chihuahua, El Salvador y hasta de Nicaragua. Que se unan a ver nuestra tradición. Salimos mucho y hay personas que quieren ir con nosotros a conocer los diferentes estados." Alma explica que no se cobra cooperación y que el grupo presta los trajes, el dinero no debe ser un impedimento.

Alma explica que no ensayan porque es un paso de Carnaval, al ritmo de la música, es un movimiento de hombros y caderas. Cualquiera puede bailar el brinco del Chinelo. En ese sentido, es diferente de la danza azteca, por ejemplo. Es una danza vistosa porque se usa la máscara de Chinelo con barba de pico y sombrero alto.

En general el Son del Chinelo es música grabada, pero cada año se hace un evento, la Explosión Chinelera, con música en vivo por con una banda que viene desde Morelos. Este año será del 19 al 21 de julio. El 19 será un evento "para puro VIP", asegura Alma. El 20 de julio habrá un evento público en Shiloh Square en Springdale. El 21 de julio también será público, en Fayetteville, en una dirección que se mantiene privada por el momento.

"La Explosión Chinelera es una fiesta para toda la familia y es totalmente gratis para que todos se unan a la celebración", dice Alma.

A la Explosión vienen Chinelos de Illinois, Minnesota, Tennessee, California, Alabama, Nueva York, Kansas, Oklahoma y Missouri, entre otros. Cada grupo fue fundado por morelenses. En Arkansas hay gente de todo el suroeste de Morelos: Emiliano Zapata, Tejalpa, Miacatlán, Zacatepec, Tetecala y Ticumán. Hay un proyecto de Chinelos de cuatro estados para hacer una gira con la banda que estará en julio por Illinois, Minnesota, Arkansas y Tennessee. Los organizadores de la Explosión Chinelera ya hablaron con dos bandas en Morelos y a mediados de marzo se elegirá la banda.

Las presentaciones en lugares como Crystal Bridges duran 20 minutos, pero la Explosión dura ocho horas, es festival, y cada vez que se pone a tocar la banda en vivo, son 45 minutos de brinco sin parar. Los Chinelos Morelenses se han presentado en el Grito de la Independencia en Oklahoma City, en el Dia de Muertos de la misma ciudad y en la fiesta del 5 de mayo en Little Rock. También se presentan en quince años y bodas; cobran entre $300 y $500, más viáticos. Todo lo que se recolecta va para el financiamiento de la Explosión; se buscan patrocinadores para la comida, los gastos y la banda, porque hay que darles alojamiento y comida a los danzantes y a los músicos.

Los trajes se compran en Morelos, y hay de tres tipos, dice Alma. El Tlayacapan es el más sencillo, de blanco con azul turquesa y sombrero con detalles, vale entre $600 y $875. El Tepoztlán es lujoso: lleva bata negra, volantón pintado a mano y sombrero lujoso con detalles de chaquira; cuesta entre $1,450 y $1,750. El Yautepec es el mas lujoso, cuesta entre $2,900 y $11,700. Los Chinelos Morelenses tienen 12 trajes de concurso. Nadie tiene traje propio. Cuando entra un danzante nuevo, se le presta un traje, simplemente se usa un impermeable debajo del traje para mantenerlo limpio.

Para contactar al grupo, puede conectarse a su página Facebook, Chinelos Morelenses Unidos en Arkansas, o llamar a Alma Altamirano al (479) 283-3722.