SPSEF ayuda a alumnos de escuelas públicas de Springdale a alcanzar sus sueños

Gracias a un donativo, la SPSEF pudo contratar a una camioneta de helados para que acompañara a la biblioteca móvil de verano de la primaria Sonora. Así, los niños de Montecito Springs en Springdale pudieron disfrutar de un libro nuevo y un helado al mismo tiempo. (Foto cortesía de SPSEF)
Gracias a un donativo, la SPSEF pudo contratar a una camioneta de helados para que acompañara a la biblioteca móvil de verano de la primaria Sonora. Así, los niños de Montecito Springs en Springdale pudieron disfrutar de un libro nuevo y un helado al mismo tiempo. (Foto cortesía de SPSEF)

SPRINGDALE – Desde 2011, la Springdale Public Schools Education Foundation (SPSEF) ha repartido cientos de apoyos a maestros para proyectos escolares y cientos de becas a alumnos para carreras universitarias y técnicas, mejorando las condiciones de aprendizaje y abriendo perspectivas de nuevas vidas para los egresados.

Todo empezó en el año escolar 2010-2011. El director ejecutivo y creador de la fundación, Chris Stecklein, después de haber sido director asistente en Central Junior High y Helen Tyson Middle School, se había pasado a la NWA Community Foundation en 2004, donde trabajó durante siete años. "Decidí empezar una fundación para las escuelas de Springdale porque pensaba que sería un factor importante de crecimiento," contó Stecklein.

Para el 2011 la fundación había juntado dinero, gracias a la Fundación Tyson y a otros empresarios de la región. Con sus primeros $100,000 becó a siete alumnos. "Me sentía como en la cima del mundo", recordó Stecklein.

Ahora, gracias a donadores privados y unas cuantas empresas, la SPSEF tiene un fondo de becas de $2,000,000. En 2023 repartió becas a 75 alumnos por $100,800 y apoyos a 44 maestros por $74,000; fue la primera vez que dio mas de $100,000 en becas en un año. En total, desde su fundación la SPSEF ha repartido un total de mas de 2.4 millones de dólares en apoyos y becas. El 50 por ciento de los becados son Latinos.

Julián Trejo ha sido uno de los becarios más exitosos, dijo Stecklein. "No lo conocía para nada, pero cuando vi la carta que escribió para su solicitud de beca me quedé sin palabras", recordó. "Se había cambiado de casa 12 veces, su papa entraba y salía de la cárcel, tuvo que compartir un cuarto en sus años de adolescencia, había cucarachas en su casa. A pesar de su vida tan dura, era una gran persona. Lo emparejamos con Washington University, una universidad privada en Saint Louis. Se fue con dos becas para allá".

"El viernes antes de entrar a la universidad estaba en crisis existencial", contó Stecklein. "Pensaba que estaba cometiendo un gran error al dejar atrás a su familia. Le dije que el ir a la universidad cambiaría la trayectoria de su vida y la de su familia".

"Unos meses después me llamo para decirme que le había ido bien en su clase de Creative Writing y que un periódico independiente lo estaba contratando para cubrir al nuevo equipo de fútbol, Saint Louis City. Fue así como se convirtió en periodista profesional a los 18 años. Como había jugado fútbol en Springdale High School, conocía la cultura del deporte, y por hablar español, fue el único reportero que logró entrevistar al nuevo jugador estrella mexicano del club. Ahora Julián esta en su segundo año en Washington University.

Otro caso de éxito fue el de Manny Mejía, quien se graduó de Springdale High School en 2015. Ese año, la generación 1965 juntó $40,000 y decidió dividirlos entre solo dos alumnos: Evelyn Martínez y Manny Mejía. Manny, quien era indocumentado, termino la Universidad de Arkansas con promedio de 4.0, sacó su MBA, trabaja para Pepsi en Bentonville y es el primer ex beneficiario de beca en formar parte de la mesa directiva de la fundación. Ahora, la generación 2015 otorga una beca cada año. "Los alumnos entienden el volar de la educación", dijo Stecklein. "Desde Springdale, pueden recorrer el mundo entero".

La fundación tiene 33 fondos de beca diferentes; la tercera parte son becas de cuatro años renovables. En 2023, los becarios se fueron a la Universidad de Arkansas, Washington University, Oklahoma State y Alabama, entre otros; en años anteriores se fueron a NYU y MIT. También hay becas para CTE (carreras técnicas). Estas carreras técnicas son excelentes porque uno puede ganar bien sin endeudarse con préstamos estudiantiles, dijo Stecklein.

Igual de importante que las becas son los apoyos para los maestros. En promedio, los maestros de Springdale gastan entre $500 y $1,000 al año de dinero personal para material escolar, dijo el director. "Los apoyos no son para reembolsar a los maestros", explicó, "son para ese súper proyecto para el cual no hay financiamiento. Nuestro criterio principal es: 'que te permitirá hacer y cuál será su impacto?'"

La fundación de Springdale es la que otorga mas becas en la región, y se va a lanzar NWAEP, una entidad regional que buscará incrementar aún más la oferta de becas, con un donativo inicial de la Fundación Walton.

"Le diría a los alumnos y a sus familias que no se desanimen, aunque el proceso de solicitar becas sea difícil", dijo el fundador. "Pueden hablar con sus consejeros de orientación o nos pueden llamar. El dinero allí esta. No son tanto los mil dólares, es la confianza que alguien tuvo para invertir en ti. Puede cambiar tu vida".

Puede consultar www.spsef.org; en la pestaña "Scholarships" hay una lista de las becas disponibles con su descripción, sus condiciones y el vinculo para solicitarlas.