El español crece en Arkansas, pero no hay suficientes educadores bilingües

Con un número creciente de hablantes hispanos en el estado de Arkansas, nuevos modelos académicos se necesitan para añadir educadores bilingües desde el pre-kínder hasta la universidad, para poder atender a la demanda.

Tanto así que el Departamento de Educación de Arkansas (ADE), reconoce que la implementación de programas de inmersión bilingüe, tienen un gran potencial para incrementar las clases de español en las escuelas públicas del estado.

No obstante, el único obstáculo para realizar este aumento es la falta de educadores bilingües certificados. Según un informe del ADE, el reclutamiento y retención de estos educadores, ha tenido un descenso del 42% en la matrícula de los programas de capacitación de maestros en los últimos años. Estos datos indican que será necesario desarrollar un plan para aumentar dichos programas de formación de maestros y maestras para mejorar la enseñanza del español en el Estado Natural.

"El estudio de los idiomas es un componente necesario en una educación humanística, pues al ser la principal universidad del estado encargada de educar a la población de Arkansas, debemos tener programas de investigación, exploración y extensión de programas contundentes para el estudio de los idiomas como parte esencial de nuestra misión", dijo el canciller de la Universidad de Arkansas, Charles Robinson. "La educación en los idiomas no solo amplía las perspectivas, sino que también incrementa nuestra apreciación y profundiza nuestro entendimiento de otras culturas y también la nuestra."

Según la Oficina del Censo de los EE. UU., Arkansas, como otros estados del sur, ha recibido una población inmigrante multilingüe en las últimas dos décadas, la cual, está contribuyendo significativamente al desarrollo económico, social y cultural de sus respectivos estados. Los datos del Censo de 2021, indican que había 251,277 hispanos viviendo en Arkansas, de los cuales el ADE confirma que 65,910 asistieron a las escuelas públicas en el año escolar 2021-2022, y que actualmente hay 51,038 estudiantes en las escuelas públicas del estado que hablan español en casa.

El ADE reconoce que al proporcionar intérpretes y traductores, lingüísticamente competentes, se mejorará la calidad de vida de los hispanohablantes de Arkansas de manera significativa. Pues la entidad educativa del estado dice que la formación de profesionales de la salud, agentes del orden, maestros y servidores públicos, fomentará una cultura inclusiva para cumplir con la Ley de Derechos Civiles de 1964, que establece un servicio adecuado a las poblaciones con competencia limitada en el idioma inglés, como lo afirma un comunicado de la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

"En esos estados en que existen minorías étnicas, religiosas o lingüísticas, a las personas que pertenecen a tales minorías no se les negará el derecho, en comunidad con los otros miembros de su grupo", dice el comunicado. "La gente debe gozar de su propia cultura, profesar o practicar su religión, o usar su propio idioma".

Por otra parte, la Asociación de Lenguas Modernas (MLA, por sus siglas en inglés), dijo que las cifras de inscripción de estudiantes hispanos no reflejan un cambio significativo, más bien, a nivel regional, la inscripción en clases de español en las entidades educativas de Arkansas, es más baja que otros estados del sur; como Luisiana, Misuri, Carolina del Norte, Oklahoma y Tennessee.

Por lo tanto, el equipo de investigadores del Spanish Road Map, encontró que la mayoría de los superintendentes escolares y directores, incluyendo maestros, dijeron que el hablar otro idioma es una "parte importante de una educación adecuada para los retos del siglo XXI", pero desafortunadamente el gobierno carece de un plan de formación comprensivo de idiomas desde el kínder hasta la universidad, esto, a pesar de que tiene tres proyectos de ley que respaldan programas bilingües o de doble inmersión, como lo son el Arkansas Seal of Biliteracy (Sello de Alfabetización Bilingüe de Arkansas) del 2017, la aprobación de enseñanza de idiomas al nivel de primaria del 2018, y el Proyecto de la Ley 663 de 2021.

La ley del Sello de Alfabetización Bilingües de Arkansas, reconoce que nuestro estado, junto con otros seis, todavía no cuentan con una educación bilingüe. Para el resto del país, existen 4,894 escuelas de doble inmersión de idiomas.

El presidente y director de la Cámara de Comercio de Fayetteville, Steve Clark, dijo que sí o sí, los alumnos de todas las escuelas deben obtener educación bilingüe. "La educación en idiomas es más importante hoy que nunca, estudiantes de secundaria y universidades deben tener la capacidad de hablar más de un idioma."

Las recomendaciones para una posible solución a este dilema, según el grupo del Spanish Road Map dentro del proyecto Arkansas 500 Million, fueron las siguientes:

Crear una hoja de ruta para la enseñanza de idiomas con la ayuda del programa Flagship, el cual ayudará a determinar las metas, barreras y rastreará el progreso en la implementación estatal de programas lingüísticos.

Implementar la enseñanza de idiomas en las escuelas primarias, secundarias y universitarias para lograr el nivel de competencia lingüística necesarias para carreras profesionales.

Mejorar los programas de alfabetización para los adultos hispanoparlantes que incluya clases de Desarrollo Educativo General (GED) en español.

Establecer certificados para premiar a docentes y profesionales bilingües.

Convocar a todas las partes interesadas y responsables para el desarrollo lingüístico del estado.