Banco de alimentos NWA reparte comida a pesar del frio y la nieve

SPRINGDALE – El Banco de Alimentos del Noroeste de Arkansas – Northwest Arkansas Food Bank en inglés – reparte la cantidad impresionante de 11.7 millones de comidas al año a 70.000 personas necesitadas en cuatro condados: Benton, Washington, Carroll y Madison. Esto representa 14.000.000 de libras anuales de comida, dijo la directora de marketing y comunicaciones de NWAFB, Julie Damer.

Aun en esta temporada de frio extremo, heladas y nevadas, se ha podido seguir repartiendo comida a los mas necesitados. Solo se ha suspendido el servicio en los días de condiciones invernales fuertes en las que las escuelas han cerrado y el transporte escolar ha sido suspendido.

El banco de alimentos fue fundado en 1988 por June Self y su esposo, quienes vieron la necesidad de tener uno en la región. Después, compraron una bodega de 22.000 pies cuadrados en Bethel Heights – que ahora se ha unido con Springdale. Ha crecido tanto el banco de alimentos que se está terminando la construcción de una nueva bodega en Lowell de 80.000 pies cuadrados. Abrirá por el mes de junio, dijo Damer.

Por su poder de compra y por su colaboración con la USDA, Damer dijo que con un dólar el banco logra generar cinco comidas. Ofrece despensas de emergencia, que se reparten por medio de hospitales, la policía y los bomberos, pero la mayoría de los beneficiarios recibe su ayuda por medio de sus 110 agencias socias, sus 18 unidades móviles – las cuales cubren las áreas rurales de los cuatro condados – y sus 25 centros de comida escolares.

El banco de alimentos no reparte directamente desde su bodega. Las unidades móviles tienen una variedad de alimentos para ayudar a sus beneficiarios a preparar comidas completas para un mes. Sin embargo, las agencias son la mejor opción, ya que una vez que la comida de una unidad móvil se acaba, ya no hay más, aparte de que las agencias están más cerca de las familias necesitadas, dijo Damer.

El banco de alimentos cuenta con personal que habla español, según Damer, sobre todo en el Feed Rogers Pantry, un centro de distribución de alimentos gestionado directamente por NWAFB. También hay gente bilingüe en los servicios al cliente, en las operaciones y en la administración.

"Al repartir las despensas, pedimos información demográfica, así que sabemos que estamos ayudando a muchos Latinos", dijo Damer. "También sabemos que el punto de distribución de Springdale es uno de los más grandes y que también atendemos a la población Latina en Rogers, Bentonville y Fayetteville. Nos aseguramos de que nuestras unidades móviles estén en lugares fáciles de acceso y disponibles."

"La gente que viene a recoger los apoyos puede ser gente que trabaja en las polleras o que está recogiendo a sus hijos en la escuela", continuó explicando. "La mayoría es gente que trabaja, pero todo ha subido tanto – el costo de la despensa básica se ha triplicado – que aunque trabajen de tiempo completo, el sueldo no alcanza, no es suficiente para llegar hasta el fin de mes. Si podemos ayudar tan solo con comida para librar el fin de semana, o con alimentos que se puedan estirar para varias comidas, como pollo, arroz, frijoles y pasta, es una gran ayuda para muchas familias".

Como algunos productos de la despensa provienen de la USDA, se les pide a los beneficiarios que se registren, que se identifiquen, que comprueben que sean residentes de alguno de los cuatro condados mencionados, que digan cuantas personas viven en su hogar, y en algunos casos con qué grupo étnico se identifican y cual es su ingreso, pero ninguna respuesta es obligatoria y se respeta la privacidad de cada quién. La ayuda alimentaria se limita a una vez por mes para que se les pueda ayudar a más personas. En las unidades móviles, la despensa ya viene empacada, se toman los datos del cliente en una tablet y se coloca el paquete de despensa en la cajuela de su carro. En Feed Rogers, el cliente elige sus productos, se le da un carrito de compras y puede escoger su comida, aunque hay límites, por ejemplo, cinco libras de carne. Algunas de las agencias también dejan que el beneficiario escoja sus productos.

La demanda de alimentos es constante a lo largo del año, dijo Damer, y curiosamente, es en verano y en las vacaciones escolares cuando hay más necesidad. Aunque muchas escuelas sigan sirviendo comidas gratuitas o subsidiadas en vacaciones, como no hay transporte escolar a veces los papás no tienen como llevar a los hijos a la escuela.

La ola de tiempo invernal de este mes de enero ha complicado las cosas. El banco tuvo que cerrar sus puertas el lunes y martes de la semana pasada, y al cierre de esta edición se anticipaban más días de cierre por el mal tiempo. El centro Feed Rogers sigue los cierres de las escuelas de Rogers, dijo Damer, y es lo mismo para todos los distritos escolares. En los últimos días, los centros de reparto de Springdale y Fayetteville y las unidades móviles de Elkins y Huntsville, por ejemplo, no estuvieron funcionando algunos días por el mal tiempo. "Es un efecto domino", dijo Damer. "La gente necesita comida porque no pueden salir, pero a la vez nosotros no podemos abrir los centros o salir a repartir por el mal tiempo". Sin embargo, el banco de alimentos estará compensando con horarios ampliados para reponer los días perdidos.

"Aliento a la gente a que nos contacte vía nuestro sitio web en https://www.nwafoodbank.org/find-food", dijo Damer. "Es la manera más fácil y rápida de conseguir comida, y pueden dar un clic para que todo esté en español. De ahí, en la pestaña Find Food le pueden dar clic a su condado, los llevará a una lista de todas las agencias socias que reparten comida.

Para mayores informes, Damer invita al público en general que visite el sitio web, y para consultar los horarios de las unidades móviles y la información más actualizada, sobre todo en esta época de tiempo invernal, pueden visitar la pagina Facebook de Northwest Arkansas Food Bank.