En temperaturas negativas, Comisión del Agua de Rogers trabajó para garantizar el suministro

Un técnico de la comisión de agua potable de Rogers trabaja para descongelar un medidor. (Foto cortesía de Rogers Water Utilities.)
Un técnico de la comisión de agua potable de Rogers trabaja para descongelar un medidor. (Foto cortesía de Rogers Water Utilities.)

ROGERS, Arkansas – Rogers Water Utilities – la Comisión de Agua Potable de Rogers – trabajó en temperaturas muy por debajo del punto de congelación para asegurarse de que la red de agua potable siguiera fluyendo durante la racha de frio que azotó el noroeste de Arkansas durante gran parte del mes de enero, dijo Johnny Lunsford, Gerente de Operaciones.

"Justo después de la primera ola de frio les dije a mis trabajadores: 'pónganse listos', dijo Lunsford. "Este fue nuestro año feo, pasa cada dos años. Tuvimos un periodo de cinco días batallando con el frio, llegó muy rápido y fue muy intenso".

Lunsford explicó que la preparación del invierno empezó desde diciembre cuando se surtieron las camionetas con antorchas y aislante. Para el primero de enero, todo estaba listo para enfrentar el frio.

"Mi equipo estaba bastante bien preparado, dijo Lunsford". "Son veteranos, saben a qué atinarse, pero esta vez fue diferente y tuve que proteger más a mis trabajadores. Nunca habíamos visto tanto frio por tanto tiempo. Los equipamos con sudaderas, gorros y guantes extra para que se pudieran cambiar, una muda de ropa y botas extra. Siempre hubo dos trabajadores en cada camioneta, para que pudieran turnarse: uno se calienta mientras el otro trabaja. Las temperaturas estuvieron gélidas. Había estado feo antes, pero no tan intenso como esta vez".

Según Lunsford, la temperatura más baja durante la ola de frio fue de -12°F (-25°C), con un factor viento de -18°F (-28°C). El volumen más alto de llamadas se alcanzó el 15 de enero; de hecho, entre el sábado 13 y el lunes 15 la comisión recibió 137 llamadas.

La última vez fue que lidiaron con tanto frio fue en la semana de Navidad del 2022, recordó Lunsford. En esa ocasión trabajó con solo ocho hombres. En un lapso de tres días se fueron turnando y solo vieron a sus familias por un total de 45 minutos, durmiendo ocho horas en total en esos tres días durante los cuales la comisión recibió unas 500 llamadas.

En esta ocasión, dijo Lunsford, hubo medidores congelados, pero no se rompieron los ductos de la red de agua potable. Durante la ola de frio, se convocaron a más trabajadores y se atendieron todas las llamadas. No se ha podido calcular el costo total de las intervenciones todavía, pero Lunsford informó que entre 100 y 150 casas estuvieron sin agua potable en algún momento. También hubo algunas casas inundadas. "Cuando eso sucede es una prioridad absoluta, tratamos de llegar lo más pronto posible", dijo Lunsford. "Los dueños de las casas entran en pánico y quieren que estemos en cinco minutos, pero a veces las calles tienen hielo y nieve y no podemos llegar tan rápido".

Lunsford dijo que a veces la gente no está consciente de todo el trabajo que involucra llevar el agua hasta sus hogares. "Mucha gente piensa que nos encargamos de todo el suministro de agua hasta su casa, pero solo llevamos el agua hasta el medidor, no somos plomeros. Nos encargamos de la red de suministro de agua potable, pero si no logras descongelar el agua de tu casa, tienes que hablarle a un plomero certificado".

El gerente dijo que es importante que la gente sepa en dónde están sus llaves de paso y sus medidores. También hay que evitar quitarle la tapa al medidor, dijo Lunsford. Algunas personas dejan la tapa abierta, el medidor se congela, y se le cobra al cliente por los daños. Otro error común, explicó, es poner algo en la caja para calentar el medidor. "Hay una placa abajo del medidor que está hecha para reventarse. No calienten esa placa, por favor. Nos pueden llamar 24/7/365, siempre hay gente lista. Si se rompe una tubería o si se atora el drenaje, nosotros respondemos. Tenemos un servicio para responder llamadas en español y hay personal de oficina que habla español. También hay trabajadores que hablan español, y aunque no estén en su calle les podemos llamar por teléfono para que traduzcan. Hay personal de servicio al cliente que habla español, también."

Lunsford dijo que hay gente que deja su puerta de garaje entreabierta y que el calentador de agua se puede congelar. Aconseja usar un radiador en el garaje. Concluyó con un consejo importante para los dueños de los negocios. "Este año, tuvimos una gran cantidad de aspersores rotos porque la gente no los protegió a tiempo. Fueron muchos negocios, y algunos fueron restaurantes Latinos. Es importante aislar sus aspersores exteriores. Cuando son aspersores interiores -- para apagar incendios--, aconsejo dejar la calefacción prendida. Hay negocios que le bajan a la calefacción para ahorrar dinero, pero sale más caro a la larga porque se congela la alimentación del aspersor", aseveró.