La gobernadora de Arkansas se opone a los vehículos eléctricos

La gobernadora de Arkansas, Sarah Huckabee Sanders, informa de todos sus logros a los parques recreativos el 10 de enero de 2024. (Foto: @SarahHuckabee/X)
La gobernadora de Arkansas, Sarah Huckabee Sanders, informa de todos sus logros a los parques recreativos el 10 de enero de 2024. (Foto: @SarahHuckabee/X)

En una carta firmada por la gobernadora de Arkansas, Sarah Huckabee Sanders, junto con otros 15 gobernadores republicanos, le expresaron al presidente Joe Biden su rechazo al consumo de vehículos eléctricos.

Los mandatarios le hicieron saber al presidente que los mandatos autoritarios no caben en una libre democracia donde el consumidor tiene el derecho de escoger el automóvil que quiere usar para su propia transportación.

"Le escribimos hoy en nombre del consumidor estadounidense para instarle a cambiar el rumbo de su mandato actual de que dos de cada tres vehículos sean eléctricos de batería para el 2032", narra el dictamen. "En lugar de utilizar mandatos gubernamentales para impulsar el mercado de vehículos, permitir a los consumidores estadounidenses mantener la posibilidad de elegir los tipos de vehículos que eligen conducir".

Esto sucede debido a que el pasado miércoles 24 de enero, el mandatario estadounidense veto una la ley que bloquea la exención 'Buy America' de las estaciones de carga de vehículos eléctricos.

Biden, en su oposición a esa ley, dijo que si hubiese firmado esa propuesta, todos sus esfuerzos para lograr una economía equitativa, se vendrían abajo, causando un retroceso en su administración.

"Esta resolución perjudicaría los esfuerzos de mi Administración para fomentar la inversión en industrias críticas y traer empleos de alta calidad a Estados Unidos", dijo su dictamen. "Retrasaría el progreso significativo que está realizando mi administración en el establecimiento de la red de carga de vehículos eléctricos en los Estados Unidos".

Según la carta firmada por los gobernadores, ellos no necesariamente se oponen al mercado de vehículos eléctricos, sino que se preocupan los mandatos del gobierno federal que penalizan al mercado minorista. De la misma forma, argumentan que el mandato de Joe Biden hacia el uso de vehículos eléctricos, no reflejan la voluntad del consumidor. Incluso con profundos recortes de precios, incentivos de los fabricantes y generosos fondos gubernamentales, los mandatos federales sobre vehículos eléctricos no son realistas, según ellos. "El cliente estadounidense debería poder decidir qué tecnología tiene más sentido para él, no el gobierno federal".

Los gobernadores republicanos le pidieron al presidente y a su administración, que antes de dictar mandatos, deberían asegurarse de contar con los fondos necesarios para la inversión de estaciones eléctricas a lo ancho del país, para de esa forma competir con los países donde esta modalidad va teniendo éxito cada día que pasa.

"Dejando a un lado los mandatos, también debemos asegurarnos de contar con la infraestructura necesaria para respaldar los vehículos eléctricos de batería, incluida la capacidad y confiabilidad de la red, las estaciones de carga y los sistemas eléctricos domésticos", dice la carta. "China representa actualmente el 70% de la capacidad mundial de producción de baterías para vehículos eléctricos".

Más bien, los gobernadores se enfocaron en alistar el panorama para esta nueva modalidad de conducir vehículos eléctricos. Ellos quieren que primero se necesita reforzar la industria nacional de minerales críticos, lo cual es un paso esencial para lograr cualquier producción responsable de baterías para vehículos eléctricos a largo plazo.

No obstante, le pidieron Joe Biden que actúe de manera eficaz, y que no legisle de manera impulsiva. "Dada la acción actual de China a la cabeza de la producción mundial de vehículos eléctricos, exigir el uso de vehículos eléctricos demasiado rápido también puede presentar un riesgo para la seguridad nacional".

Para Noelia Guzmán, residente de Van Buren, y quien dice tener un vehículo eléctrico, los republicanos quieren a toda costa de evitar el uso de transporte particular eléctrico, pues para ella, la industria del petróleo, es una "mafia".

"Mire, si estudiamos un poquito y vemos a nuestro alrededor, hay carritos de golf eléctricos, hay también generadores de luz que se cargan con batería, al igual que hay transporte público que usa pura batería", dijo Noelia. "¿Por qué no tener tu propio carro eléctrico? Pues lo que queremos es ahorrar en la gasolina, pero esta industria no es nada más que una mafia, y son capaces de liquidar aquel, que intente eliminar esta industria".

Precisamente el debate está entre la existencia de tener un ahorro a la hora de usar un vehículo eléctrico o no. Pues en la carta dirigida al inquilino de la Casa Blanca, los gobernadores le hicieron saber de los desafíos que su propia secretaria de energía, Jennifer Granholm, y su personal, quedaron atrapados en un altercado en una estación de carga mientras intentaba reservar una de las estaciones para recargar la batería de su coche.

A pesar de la controversia en el uso de automóviles eléctricos, los gobernadores intentaron mandar un mensaje a los consumidores que aún están pensando usar uno de estos coches. Según ellos, hay varias razones por las que los consumidores dejan estos automóviles en los concesionarios, eso incluye el costo, la infraestructura requerida y los requisitos de contenido de la batería son insostenibles para los compradores de automóviles de hoy. Incluso si los consumidores determinan con el tiempo que los vehículos eléctricos de batería son atractivos, esto los llevará a perder tiempo y dinero a la larga.