FAFSA pasa factura a estudiantes latinos

(Foto: UnidosUS)
(Foto: UnidosUS)

WASHINGTON, D.C. -- La nueva aplicación de Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA, por sus siglas en inglés), cambia su estrategia de ayudar a pagar facturas universitarias a estudiantes, a limitar el apoyo financiero hacia los mismos.

A principios de enero, el Departamento de Educación de Estados Unidos (DOE) reconoció que necesitaba hacer ajustes por inflación para que no le costara a los estudiantes y sus familias el $1.8 mil millones adicionales que esa agencia pronosticaba.

No obstante, la organización UnidosUS que apoya y brinda asesoría legal a la comunidad hispana a nivel nacional, calculó que la ayuda estudiantil en los nuevos formularios no reflejan actualmente la alta inflación que han estado experimentando las familias, que sin esa solución, muchos solicitantes obtendrían una recompensa menor. Pues la solución aumentó el retraso en el envío de las aplicaciones de FAFSA, lo que ocasionará que los funcionarios escolares no reciban la información necesaria hasta marzo. Es por eso que UnidosUS dice que el efecto dominó, provocará retrasos en los departamentos de ayuda financiera de cada institución, y que puede poner en peligro las becas para estudiantes que utilizan la información de la FAFSA como punto de referencia para las adjudicaciones.

"Quién sabe cuántos estudiantes van a fracasar", dijo Manuel Medina, maestro de la Universidad de Oklahoma. "Estos retrasos y requisitos pueden detener o al menos disuadir a muchos de seguir adelante con los planes universitarios de este año".

Medina dijo haber estado emocionado al saber que el gobierno de los Estados Unidos estaría renovando la solicitud FAFSA para beneficio de los nuevos o recurrentes estudiantes, y recordó que el formulario antiguo que utilizó para solicitar su propia ayuda financiera en la universidad, era largo y engorroso. Sin embargo, la nueva modificación, que se presume mitigar la inflación, dice que agilizaría la forma en que involucra a los estudiantes en su clase de preparación universitaria y profesional, y que muchos de los cuales son de primera generación o provienen de hogares donde sus padres son indocumentados.

Según un informe de UnidosUS, la matrícula de estudiantes latinos ha ido en aumento en los últimos años, y en 2016, el 74% de ellos solicitaban ayuda financiera a través de FAFSA. La más reciente hoja informativa de UnidosUS, dice que en el 2020 aproximadamente el 70% de los estudiantes latinos eran de la primera generación que asiste a la universidad en su familia. Un resumen ejecutivo de UnidosUS sobre inmigración de 2019 estima que entre 4,1 y 5,7 millones de niños ciudadanos estadounidenses viven con un padre indocumentado. También sabemos que casi 700,000 personas están protegidas bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), pero sus padres no.

A pesar de la desventaja que produce esta nueva aplicación de FAFSA, está la cuestión de cómo la decisión de la Corte Suprema del año pasado de eliminar la acción afirmativa afectará la tasa de aceptación de latinos en universidades selectas.

"Si bien aplaudimos el esfuerzo por agilizar una solicitud notoriamente difícil de ayuda financiera federal", dijo Magín Sánchez, analista de políticas de educación superior de UnidosUS. "Nos preocupa que estos factores combinados puedan reducir significativamente las tasas de inscripción de estudiantes históricamente desatendidos".

Para Blanca Soto, estudiante de preparatoria y quien desea ingresar al Colegio Comunitario del Noroeste de Arkansas (NWACC) para este otoño, dice que estas nuevas restricciones de FAFSA, la pueden obligar a cambiar de carrera debido al alto costo y poca ayuda financiera.

"Según el gobierno federal te pone las cosas un poco fáciles para que puedas por lo menos intentar ir al colegio, pero con la inflación dentro de las instituciones educativas, no se puede anhelar un futuro brillante", dijo Blanca. "Creo que los estudiantes vamos a empezar a trabajar muy duro para costearnos nuestras propias metas y no esperar que el gobierno nos saque adelante, pues es nuestro futuro y no el de los gobernantes".

Blanca recordó que no solamente está FAFSA como ayuda financiera, pero que los estudiantes deben buscar otras becas para poder asistir a la universidad y no sujetarse a becas federales, pues según ella, son las de menos ayuda.

"El proceso FAFSA de este año genera muchas preocupaciones, pero en UnidosUS estamos tan comprometidos en la implementación de la nueva FAFSA como en abogar por su aprobación", dije la directora del Proyecto de Política Educativa de UnidosUS, Amalia Chamorro. "Estamos monitoreando de cerca este tema a medida que se desarrolla y continuaremos informando a la comunidad latina para garantizar que puedan navegar con éxito el proceso de ayuda financiera en los próximos años escolares".

UnidosUS dijo que continuará manteniendo informada a la comunidad sobre los últimos acontecimientos de FAFSA.